Conferencia «de la idea al éxito»

La innovación requiere de más esfuerzos emocionales, como las percepciones y las actitudes versus las racionales que son constituidas por procesos, conceptos y métodos. Innovar requiere hacerse preguntas, ser curioso, probar cosas diferentes para realizar las actividades.

Innovar es pensar diferente de lo que conocemos y genera resistencia de muchas personas, es por ello que la actitud siempre debe ser positiva y con ganas de aportar cambios importantes. Hay dos niveles de innovación; la visible que va dirigida directamente al beneficiario (cliente) y la invisible que es la que se genera dentro de las fronteras de la organización para mejorar procesos internos y es percibida por sus clientes internos.

Leave a comment